Entrevista con el primer armador de Greenline en España

WhatsApp Image 2017-11-10 at 16.59.13.jpeg

6 años a bordo de un Greenline, entrevistamos al primer armador de Greenline en España

Сonoce la experiencia de FEDERICO y su greenline 33 hybrid

Este salón Náutico en Valencia tuvimos una visita muy especial. Nos visitó Federico Fernández. Federico se convirtió en el primer armador de Greenline en España cuando en junio del 2011 adquirió su Greenline 33 Hybrid en Moraira. A día de hoy, seis años después, sigue conservando el barco en perfectas condiciones, y sobre todo, disfrutando de él como el primer día. Conoce su experiencia.

Federico, ¿cómo le han ido estos 6 años con su Greenline 33 Hybrid? ¿Qué destacaría sobre el barco?

Lo que más sorprende para los pasajeros a bordo, para los invitados, es la navegación eléctrica. La navegación eléctrica la piden todos. “No, no, no pongas el motor” dicen. Todo el mundo quiere ir navegando con el motor eléctrico, oyendo música… es una sensación muy agradable. La disponibilidad del sistema híbrido, siendo muy interesante la utilización del motor eléctrico, no es para mi la mayor ventaja. La mayor ventaja es tener siempre energía disponible en cualquier circunstancia. Eso es para mi la tranquilidad mayor, y que te otorga un plus de seguridad a la hora de enfocar una navegación crucero de varios días o de pensar en el tiempo de planificar el crucero. Para mí es tan importante disponer siempre de energía como tener esa posibilidad de navegar con el motor eléctrico.

La mayor ventaja es tener siempre energía disponible en cualquier circunstancia

¿Y qué nos puede decir sobre el consumo?

Es muy interesante el consumo. Mira, yo creo que en 6 años he llenado el depósito unas 7 veces. El consumo es bajísimo, como además uso mucho el motor eléctrico, todavía más. Y es un barco que no te pide que vayas a mucha velocidad. Es este concepto que se está poniendo tan de moda del “slow yachting”, Greenline ya lo pensó hace mucho. Es mucho más agradable disfrutar de la navegación que llegar a un destino rápido. Entonces esa poca velocidad todavía hace que consuma menos al año.

En 6 años he llenado el depósito unas 7 veces

¿Nos podría explicar cómo es un crucero o viaje de unos días con un Greenline?

Claro. Por ejemplo, para ir a las islas Baleares, que desde mi puerto, Alicante, es muy fácil, o también desde los puertos de Jávea o Moraira, el fondeo es facilísimo. Puedes elegir las calas que quieras que, como comentaba antes, nunca vas a tener problemas de energía. Podrás alargar el fondeo todo lo que quieras. Entonces es un barco ideal para pasar unos días fondeado.

¿Cree que el Greenline 33 es un barco cómodo para usarlo todo el año?

Sí. Yo uso el barco todo el año. Si quieres abrir, como lleva la venta central, es un barco que en verano está muy bien ventilado. Pero en invierno puedes navegar perfectamente en cerrado. Por lo tanto es un barco que puede usarse todo el año.

Su barco lleva la primera generación del sistema híbrido de Greenline y ahora ya estamos en la 3a generación. ¿Cómo ha sido su experiencia con el mantenimiento?

No he tenido ningún problema de mantenimiento ni con las baterías ni con el sistema de gestión eléctrica. Tampoco con el motor. La intervención mecánica ha sido la rutinaria de cambiar aceite, filtros y nada más. El motor eléctrico no ha dado nunca ningún problema y la carga de las baterías funciona igual que el primer día. Creo que en el astillero hablaban de 10 años de vida de las baterías y ya estoy en el sexto año, las baterías no han perdido ninguna potencia de almacenamiento. Mi experiencia es totalmente satisfactoria.

Las baterías no han perdido ninguna potencia de almacenamiento

Además si comparamos los precios y las características de las baterías que se vendían hace 6 años con las de hoy, el precio es bastante más bajo y tienen más capacidad. De todos los componentes del sistema híbrido, es el componente que más ha avanzado. Entonces Federico, cuando alcance los 10 años y llegue el momento de cambiarlas, conseguirá más autonomía y potencia.

Bueno, la autonomía se gana mucho reduciendo la velocidad. Incluso se puede alcanzar la paridad entre el consumo y la captación de energía. A menos de 3 nudos puedes navegar indefinidamente. Vas observando en el reloj del gestor cómo vas reduciendo el consumo hasta 0. ¡Y es muy gozosa esa sensación de no gastar ni siquiera batería!

A menos de 3 nudos puedes navegar indefinidamente
 Greenline 33 Hybrid

Greenline 33 Hybrid

Greenline ofrece una potencia a bordo de 220V, como en casa. Con lo que tenemos la posibilidad de instalar cualquier electrodoméstico a bordo. ¿Ha aprovechado para poner algún electrodoméstico extra?

Sí, yo tengo hasta un deshumidificador. Ahora ya no lo pongo porque es un barco muy seco. La sentina sigue totalmente seca, no tiene ninguna zona que tenga agua. Pero los dos primeros años dejaba el deshumidificador al mínimo para que no hubiera sobrecarga de las baterías, para que siempre hubiera algo de consumo eléctrico. De todas formas, yo últimamente lo que hago es desconectar las baterías. No porque considere que así ahorro más energía, sino por seguridad.

¿Tiene alguna experiencia navegando con mala mar?

Con mala mar no puedes navegar con el motor eléctrico. El motor eléctrico es para cuando la mar está plana o un poco “marejadilla”. Con marejada e incluso con fuerte marejada he navegado y se navega muy bien. Es un barco seco, no entra roción. Yo no usado nunca el limpiaparabrisas, no se ha llegado a mojar nunca. Y los pasajeros coinciden en decir que es un barco que navega dulcemente, incluso con mala mar, y es muy estable, me imagino que influyen los estabilizadores laterales que tiene. Por tanto no es un barco para río o fluvial como muchos decían, sino que es un barco que puede afrontar mar formada.

Navega dulcemente, incluso con mala mar, y es muy estable

Y continuando con el tema de la estabilidad, ¿qué tal cuando dormimos fondeados?

Es muy estable porque ayudan al movimiento lateral los dos estabilizadores laterales. O sea que en fondeo no bandea. Quizás en fondeo el hecho de que la cadena salga por la banda a veces lo dificulta. Quizás sería interesante pensar en poner una ancla de popa para evitar que vaya borneando y se cruce. Yo he puesto un protector de acero inoxidable, un escudo, en la parte delantera de la proa porque si no rozaba la fibra al cruzarse la cadena en el fondeo. Es muy bonito estéticamente el fondeo lateral, parece un barco clásico de los grandes, pero en el Mediterráneo, donde los vientos son muy cambiantes, presenta a veces dificultades en fondeo. Esto se solventaría con un fondeo de popa, con una segunda ancla.

Esto ahora ya lo tenemos como una opción. Se llama pack escandinavo. Y hablando del espacio interior, de los camarotes, del espacio de estiba… ¿qué opina, lo ve suficiente?

Yo no quise el segundo camarote porque no era necesario y suponía perder habitabilidad de un camarote muy espacioso y muy agradable de vivir. Por altura, dimensiones, armarios es muy agradable y habitable. La dinet es muy agradable, por supuesto, pero el camarote también, con la opción de tenerlo abierto con las dos camas abiertas es muy habitable para pasar unos días.  

Para acabar, ¿alguna palabra que quiera decir a los que están considerando la compra de un Greenline?

Yo lo recomiendo. No necesito un barco mayor pero en caso de comprarme otro barco me compraría uno de los Greenline superiores. Sobretodo el que acaba de salir, el 39, que me gusta mucho. Me parece un barco muy acertado. El 40 es más parecido a lo que yo tengo, el concepto es más similar, pero el 39 me parece una evolución, aunque a mi la estética tipo entre lobster y downist del Greenline clásico me gusta mucho.